Luis Ortigoza

Luis Ortigoza en homenaje a Ivan Nagy

Iván fue una persona tremendamente importante e influyente en mi carrera, me marcó de un modo artístico que quedará por siempre en mi.
Aprendí mucho con él y de él; una persona con valores que hoy en día están olvidados, honestidad, lealtad, compromiso, responsabilidad y los objetivos muy claros, lo hicieron ser una personalidad inolvidable.
Trabajar con Iván siempre era una experiencia, muy exigente pero con una visión muy clara de lo que se proponía. Siempre buscando superar los objetivos y desarrollar el trabajo de los bailarines, trabajó con y para que el Ballet de Santiago sea la mejor compañía de Sudamérica y no sólo en palabras, con hechos lo hizo realidad. “Cuando se abre el telón, debe estar lo mejor” decía.
Me enseñó como se debe manejar a una bailarina como el “Gran Partner que fue”, a tener un sentido artístico y estético del ballet, me enseñó lo que es la mística del teatro, a prepararme para una función y tantas cosas más que sólo se aprenden cuando se pasan de generación en generación.
Claro que no fue todo fácil, los dos éramos de personalidades fuertes y nuestras peleas y desencuentros tuvimos, pero, siempre existió el respeto mutuo de poder sentarnos a conversar y discutir de la mejor forma para solucionar las cosas.
Trajo a la compañía un repertorio de máximo nivel, coreógrafos de los cuales él sabía que yo aprendería más y más y con los cuales yo quería trabajar y eso significó un gran desarrollo en mi carrera
El hizo que Marcela Goicoechea y yo fuéramos una pareja artística con su sello y nos paró sobre el escenario para brindar algo especial. Hoy con el paso de los años puedo decir claramente que él hizo que lo lográramos.
He tenido la suerte de encontrarlo en mi vida de aprender y entender muchas cosas, fue mi director y con el paso de tiempo fuimos amigos, compartimos muchas charlas y cenas que él mismo hacía con Marilyn su esposa; siempre estábamos en contacto, quería saber cómo estaba la compañía que él tanto quería.
Siempre dijo “El Ballet de Santiago es mi primer hijo artístico”

Para mi se fue un gran referente indiscutido, pero en mi quedará para siempre.
Gracias Iván